Hoy en día el vendedor se ha convertido  en el eje principal dentro de las empresas y es considerado como la persona que representa a la compañía fuera de ella, es la carta de presentación de la empresa, es quien interactúa directamente con el cliente y por lo tanto sus actos de persuasión y convencimiento trae a la empresa considerables e importantes ingresos.

El vendedor es quien realiza las mayores actividades generadoras de ingresos en una compañía, aprovecha cualquier oportunidad para realizar una venta, en su mayoría siempre mantiene una actitud positiva ante las enormes amenazas de la competencia.

El vendedor pone a prueba las mejores estrategias de convencimiento para que su punto al blanco, es decir el cliente adopte su producto tan pronto sea posible. El vendedor lucha por dar lo mejor y que su esfuerzo sea reconocido y premiado, es optimista, creativo, competidor, persuasivo, etc., y se entrega totalmente  a la empresa a la cual labora.

Puede parecer que un vendedor pase inadvertido, pero ¿que pasaría si una empresa no contara con vendedrores? En definitiva pierde su giro, se desvanece y va directamente al fracaso económico.

Es de suma importancia que los altos directivos de una empresa reconozcan el esfuerzo de todo vendedor, pues él es quien cada año logra el crecimiento de la empresa por sus inmensas y agotadoras actividades realizadas cada año.

Para un vendedor un nuevo año es nueva oportunidad para poner en marcha todo lo que sabe y lo cual sabe hacer bien para lograr atraer muchos más clientes prospectos.

El vendedor no se conforma con poco, persiste en alcanzar lo mejor y en mayor proporción, éste es y será en quien estarán puestas las miradas a la hora de adquirir un producto, pues es quien mueve a la empresa a la cumbre del éxito económico por medio de sus ventas y contactos.