Antes de que un producto esté en el punto de venta debería estar primero en la mente del cliente. De nada serviría tener una gran cantidad de productos en el punto de venta lo antes posible sien en realidad ese producto no está en la mente del cliente, el resultado será que el producto no se venderá o costará venderlo aunque haya estado lo más antes posible en la sala o punto de venta.

Lo contrario puede ocurrir con un producto que ya ocupe el primer lugar en la mente del cliente, puede darse que el producto no sea el primero en el punto de venta, pero sí en la mente, entonces el producto siempre se venderá.

Es preciso aclarar que ambas posiciones son importantes en el Marketing, es decir, es importante ser el primero en la mente del cliente y ser el primero en el punto de venta, pero lo que predomina es ser el primero en la mente para que el producto sea buscado, deseado y comprado por los clientes.

La esencia está primero en adueñarse o posicionarse en la mente del cliente con una marca específica para que el producto sea rentable y exitoso.}

Lo que las empresas actualmente deberían de hacer es ocupar el primer lugar en la mente del cliente con la marca de su producto y luego preocuparse por estar en el punto de venta, pues si está primero en la mente también le funcionará que esté en el punto de venta, pero si está el producto primero en el punto de venta, pero no está en la mente del cliente pueda que no funcione y hasta se pueda llegar a fracasar.

Algunas veces ser el primero en aparecer en el mercado no garantiza que será la marca que estará primero en la mente del cliente, sino que el primero en estar en la mente es aquella marca que penetra primero y gana la batalla.

Intentar cambiar algo en al mente en cuanto a preferencias de marcas parece ser imposible, pues cuando una mente se ha decidido por una marca, raras veces cambia y a veces nunca cambia.

¡Preocúpese por ser el primero en la mente del cliente!