Pensar que se estará solo en un mercado es un error, pues a la larga siempre aparecerá alguien que ofrezca al mismo mercado otra opción de compra.

Es común que en el mercado exista la lucha constante entre dos grandes empresas para ganarse clientes, es decir por un lado estará la empresa que apareció primero y la que se ha ganado la confianza de sus clientes y por el otro lado estará la empresa que aspira ganarle el liderazgo a la primera empresa.

El problema surge para la primera empresa, pues cuando ésta se introduce al mercado se adueña de un elevado porcentaje de clientes, pero a la larga y después de la introducción de la empresa considerada como la número dos, la empresa líder perderá una buena participación en el mercado y la empresa número dos la ganará sin mayor problema.

En cualquier categoría de productos siempre existirá un competidor fuerte que le causará problemas a la empresa líder, solo por citar algunos ejemplos tenemos: en películas fotográficas Kodak y Fuji, en enjuague bucal Listerine y Scope y sin olvidar en hamburguesas McDonald´s y Burger King.

A pesar de que una empresa ya sea considerada como líder, no se debe confiar pues tarde o temprano siempre aparecerá una empresa que despegará y le ganará mercado, mientras que la líder caerá.

Toda empresa debe tener claro quién es su competidor más fuerte y cercano, esto le ayudará a poder planificar y desarrollar sus mejores estrategias de Marketing para poderle ganar la batalla a su competidor.

Los mercados en los que se mueven las grandes empresas suelen ser evolutivos, reconocer ese punto es el inicio de una serie de aspectos que toda empresa debe tomar en cuenta para poder sobrellevar su lucha constante con su principal rival.

Estar a la expectativa de lo que hace su competidor le ayudará a poder desarrollar mejores y nuevas estrategias de Marketing.

¡No se preocupe por lo bien que trabaja la competencia, preocúpese por mejorar lo que usted está haciendo y no permita perder el liderazgo!

Artículo referido a la Ley de la Dualidad de Al Ries y Jack Trout en su libro Las 22 leyes inmutables del Marketing.