Tener que renunciar a algo para poder lograr algo suele ser difícil en nuestra vida, aunque con el tiempo lo logrado es de mayor provecho que lo sacrificado. Si esto es común que suceda en nuestra vida, de igual manera las empresas se ven en la necesidad de renunciar a algo para poder obtener algo.

En el medio de Marketing existen tres cosas que sacrificar: línea de productos, mercado meta y cambio constante.

Nadie garantiza que entre más productos se tengan para vender las ventas serán mayores, pues si se renuncia a unos cuantos productos para concentrarse en uno solo los resultados podrían ser sorprendentes, las ventas se elevarían y las utilidades se superarían.

La mayoría de empresas están concentradas  en ofrecer al cliente una diversidad de productos y muy pocas se concentran en ser especialistas en un producto.

Un ejemplo de empresa que se ha concentrado en un producto es Interstate Department Stores, después de experimentar una quiebra decidieron concentrarse en un solo producto, el cual fue juguetes y cambió su nombre a Toys , como resultado de su especialización.

Pero también se puede sacrificar el mercado meta, pues no  se puede atraer a todo el mundo, así lo hizo Pepsi Cola , la cual sacrificó todo menos el mercado de jóvenes y consiguieron elevar sus ventas, dicha empresa está separada a una pequeña distancia del líder Coca Cola.

Y finalmente se puede sacrificar el cambio constante, pues la mejor manera de mantener una posición consistente es no cambiarla con facilidad.

¡Si quiere lograr éxito en su empresa tendrá que sacrificar algo!

Artículo referido a la Ley del sacrificio de Al Ries y Jack Trout en su libro Las 22 leyes inmutables del Marketing.