Hoy en día se ha vuelto común que las empresas se comprometan con alguna causa, uno de los más comunes ejemplos es AVON, la cual se ha comprometido a luchar contra  el cáncer de la mujer, esto le ha creado a la empresa  una buena imagen ante sus clientes, pues los motiva y les asegura que AVON es una empresa que se une a esta fuerte lucha. AVON se involucra con  esta causa ofreciéndoles a sus clientes artículos representativos para luchar contra dicha enfermedad. Comprometerse con una causa ayuda a las empresas a que sus clientes sean más fieles a sus productos, y hace que los clientes se comprometan también. Cuando los clientes ven que las empresas apoyan una causa obtienen una buena impresión de la empresa. También existen las empresas que apoyan la conservación del medio ambiente, creando empaques que no lo dañen, para así  poder concientizar a las personas del grave problema que se está viviendo a causa de la contaminación. Unirse a una causa no solo concientiza y hace reflexionar a las personas, sino que las empresas en la mayoría de veces se vuelven las preferidas, pues las personas deciden comprarle a la empresa que está apoyando una causa o luchando contra algún problema, pues los compradores o clientes creen que no solo están comprando el producto, sino que además están contribuyendo a la lucha de alguna enfermedad o la conservación de algo. El Marketing aprovecha cualquier oportunidad para llegar y persuadir al cliente, y que mejor oportunidad que uniéndose a una noble causa, hasta el punto de llegar a las emociones del cliente.