Hablar de Dove es hablar de una marca líder en jabones de baño,  pero que hoy en día ha ampliado su línea a desodorantes, cremas, etc. Cuando veíamos en el pasado los  comerciales acerca de Dove, podríamos haber dicho que se orientaba a aquellas esculturales modelos talla 4, pero hoy descubrimos que su nuevo concepto es la belleza real.

Lo tradicional para la publicidad de un producto son las siluetas delgadas, pero Dove lanzó una nueva campaña denominada “Por la belleza real”, con la cual quiere transmitir que la belleza posee distintas edades, formas físicas y personalidades y no tan sólo es juventud y cuerpos bien definidos.

Por eso, actualmente los anuncios de Dove muestran mujeres con variedad de pesos, estaturas, atributos y edades, lo que se pretende con esta campaña es que las mujeres se sientan bellas todos los días; y así poder eliminar los estándares de belleza inalcanzables que a menudo muestran los medios de publicidad.

Con una investigación realizada por Dove en América Central se descubrió que la belleza va más allá del atractivo físico y que incluye elementos como la felicidad, la amabilidad, la dignidad y la autenticidad, entre otros.

El gerente de marca de Unilever explica que con esta campaña no necesariamente venderán más productos que antes, pero si se convertirán en ese producto que se adecúa a las consumidoras.

Los directivos afirman que fue un cambio agresivo y controversial por salirse de lo tradicional, pero saben que están haciendo algo más valioso porque se trata de una necesidad social.

Dove pasó de tener un ícono de la mujer casi perfecta, delgada y con atributos que deleitan la vista masculina a la mujer con una belleza real.