Ser testigos del éxito de las personas es un buen estimulante para todos aquellos que buscamos y luchamos a diario por lograr un éxito profesional. Actualmente leí una entrevista que le realizaron a la señora Silvia Casas Piffl en la revista Estrategia & Negocios, quien es considerada una visionaria del Marketing textil en Costa Rica y me motivó grandemente al descubrir que con una excelente preparación profesional y un espíritu de trabajo en nuevos nichos de mercado se puede llegar más lejos de lo esperado.

Por eso me pareció interesante escribir un poco sobre esta ejemplar mujer visionaria que ha logrado enfocar al Marketing a nuevos horizontes.

Actualmente Silvia Casas Piff dirige el programa Costa Rica Fashion Port, impulsado por la promotora de Comercio Exterior (Procomer), quien está trabajando en transformar y darle un nuevo giro a la manera en que las pequeñas y medianas empresas de textiles se enfrentan al mercado internacional al pasar de maquiladoras a firmas productoras de moda.

Silvia comenta que después de estudiar Economía y Mercadeo en Austria y de haber trabajado por 10 años para una empresa líder en tecnología de almacenaje pasó de ser asistente de gerencia a directora de Mercadeo Internacional.

Pero eso no fue suficiente para esta visionaria mujer, sino que no descansó hasta establecer su propia empresa de mercadeo y comercialización de moda.

Al preguntarle de cómo comenzó en Costa Rica Fashion Port, ella manifiesta que ésta empresa nació de una casualidad, pues poco tiempo antes Procomer necesitaba un director para el consorcio textil, ella se inscribió y afortunadamente fue aceptada como directora  del proyecto. Ella manifiesta que en un principio el proyecto estaba orientado en promover las exportaciones costarricenses de textiles, pero ella le ha dado un giro diferente. Para Silvia lo fundamental es dejar de hablar de productos y dedicarse a vender conceptos e ideas. En esta empresa se pretende convertir a los fabricantes de textiles en diseñadores de moda y a diario trabaja para darle un valor agregado a la prenda para diferenciar el producto nacional del que llega de China, pues lo que se pretende es no vender lo mismo.

Silvia recomienda que ante todo las personas deben tener una capacidad empresarial para así poder obtener la confianza para introducirse al amplio mundo empresarial. Pero el trabajo no sólo debe terminar en ser profesionales, sino que debe continuar en especializarse en algo, pues eso les abre a las personas nuevas oportunidades.