Me parece hasta gracioso el hecho de cómo grandes empresas como supermercados famosos de nuestro país no son tan estratégicos a la hora de intentar retener y mantener un cliente. ¿Cómo estas grandes empresas que incluyen dentro de su estructura organizacional  un departamento específico para desarrollar las  actividades  de Marketing no sean sumamente creativos a la hora de diseñar una estrategia y crean algunas que lo único que hacen es engañar a los clientes?

Esta situación es toda una realidad, pues me he podido dar cuenta que algunas estrategias usadas por algunos supermercados son totalmente erróneas, solo por mencionar un ejemplo, hace bastante tiempo he podido observar que han mantenido la estrategia de colocar productos en conjunto a un precio determinado haciéndole creer al cliente que eso indica una oferta, y lo curioso es que al tomarse la tarea de hacer las cuentas con base a los precios por unidad se comprueba que esa supuesta oferta resulta ser falsa porque su precio es mayor que comprando por unidad.

Pero lo curioso de todo es que la mayoría de personas no se percatan de tal engaño y se dejan llevar por la apariencia de una oferta y fácilmente adquieren el producto en “oferta”, o compran más de una unidad porque creen que les sale más barato que comprando solo un producto.

Aunque este engaño no ocurre en todos los productos, pero si existen varios que se venden bajo esta estrategia.

Las empresas se aprovechan de la situación de que la mayoría de personas se deja llevar con solo el hecho de ver en el empaque o estante algo que le está indicando que el producto está en oferta y raras veces las personas se aseguran que eso resulte ser una verdadera estrategia.

Todas las empresas se deberían de enfocar en crear y desarrollar atractivas estrategias de ventas que logren mantener al cliente y dejar de lado aquellas que vayan a perjudicar al cliente.

Una manera de fidelizar al cliente es hablándoles con la verdad en cuanto al producto, pues el problema ocurre cuando un cliente descubre que lo que le están ofreciendo no beneficia su bolsillo o no satisface su necesidad, entonces difícilmente este cliente volverá a creerle a esa empresa y se volverá mucho más minucioso y detallista a la hora de realizar una compra.

¡Trabaja por diseñar estrategias pensando en complacer al cliente y no intentes engañarlo!