Al leer la historia del progreso que ha tenido Almacenes SIMAN a lo largo del tiempo estoy más que segura que cualquier empresa puede llegar a ser grande siempre y cuando tenga una buena organización, haga una buena utilización de los recursos y sobretodo tenga una amplia visión de superación para el futuro.

Lo que comenzó como una tienda normal de familia en el Mercado Central de San Salvador, más tarde se convertió  en la mayor cadena de almacenes por departamentos de América Central.

Con el paso del tiempo Almacenes SIMAN ha mantenido algo muy claro y son sus principios éticos y morales fundamentados por quienes iniciaron este negocio, eso ha sido el pilar más fuerte que ha llevado a esta empresa al increíble desarrollo empresarial.

Hoy en día Almacenes SIMAN es reconocido por su gran prestigio, por su valentía y esfuerzo al recorrer la dura tarea de desarrollarse a pesar de las pruebas que se vengan y además es muy conocida por su compromiso adquirido por ayudar a la sociedad.

Almacenes SIMAN ha tenido que superar pruebas como todo negocio, lo cual le ha ayudado a fortalecer sus pilares empresariales y no dejarse vencer. Uno de los problemas que enfrentó esta empresa es cuando en 1979 teniendo en mente expandirse, las condiciones políticas no se lo permitieron y su proyecto fue suspendido por algún tiempo. También esta empresa fue afectada por la crisis económica de América Central. Pero no solo esto afectó a la empresa, sino que la naturaleza también ha probado el coraje de Almacenes SIMAN al ser dañado por el terremoto de 1986 en donde una de sus sucursales tuvo que cerrarse temporalmente.

Pero ningunos de los problemas enfrentados ha detenido la visión de esta empresa y no solo se conformó en expandirse a varios lugares de nuestro país, sino que su visión ha atravesado fronteras, los países donde actualmente se encuentra Almacenes SIMAN es Guatemala, Costa Rica, El Salvador y Nicaragua.

Esta empresa es reconocida en cualquiera de estos países como una empresa líder y con un fuerte espíritu de superación.

Con esta historia queda más que claro que una empresa por muy pequeña que sea se puede convertir en una gran empresa siempre y cuando su mayor deseo sea complacer al cliente y expandirse en un futuro.